¿Se deben continuar con las clases presenciales?