¿Existen otras alternativas que la negociación con el FMI?