Indignación y tristeza por venta de Fanal