¿Contradicción del Gobierno en el BID?