Municipalidades reducirían presupuesto hasta por ¢7.500 millones