Confinamiento provoca enfermedades mentales, violencia doméstica e infantil