¿De qué se trata la nueva estrategia del Gobierno “martillo y baile”?