Jóvenes ticos afectados económicamente por el COVID-19