Aseguran que muertes en Nicaragua podrían llegar a las cinco mil