Estudio revela que el COVID-19 aparece en las heces