Indignación por la muerte de Fátima: la niña mexicana de siete años