Comercio ilícito deja alrededor de ¢700 millones al año