Cinco instituciones arrastran más de ¢300 mil millones en pérdidas