Empezó como una broma y terminó como una agresión