¿Es el juego libre el mejor estímulo para los niños?