Estado islámico reivindica la explosión en una boda afgana en que murieron 63 personas