Las contradicciones del presidente Carlos Alvarado