Supuestas víctimas del sacerdote Víquez viajan a México