Errores mortales en asentamientos aumentan posibilidades de incendio