Los ojos de alma: ¿Y ahora qué?