Mujer de 104 años confinada en asilo llora y suplica que la dejen ver a sus familiares  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Mujer de 104 años confinada en asilo llora y suplica que la dejen ver a sus familiares 

Mary Fowler pide que la dejen reunirse con su familia porque "se le está acabando el tiempo".

MILENIO DIGITAL

ESPECIAL.- Una mujer de 104 años que pasa el confinamiento en un asilo para personas de la tercera edad conmovió las redes sociales, luego de que se grabara llorando y suplicando que la dejen ver a su familia, pues desde que empezó la pandemia por coronavirus, covid-19, no ha podido estar con ellos.

Mary Fowler pide que la dejen reunirse con su familia porque "se le está acabando el tiempo". Aquí te contamos su historia.

De acuerdo con Mirror, la mujer de origen escoces lleva en confinamiento en el asilo desde que inició la pandemia. Es decir, lleva meses sin poder ver a su familia. En el video que ha arrasado con visitas y comentarios alentadores, la mujer expresa que tiene “que ver a –su– familia”.

Aunque Mary Fowler lucha por contener las lágrimas no lo logra y pide desesperadamente ver a su familia. Comunicó que, aunque la tratan bien en el lugar que reside, está en su derecho de ver a sus hijos. "Aquí me cuidan muy bien. Pero quiero a mi familia. Este es mi derecho, por favor ayuda. Me está cortando en pedazos. Debo ver a mis hijos. Se me está acabando el tiempo. Debo ver a mis hijos y hacer las cosas como solían ser. Por favor, ayúdame, ayúdame. Por favor, ayúdame”, dice la mujer en medio del llanto.

El grito desesperado de ayuda se volvió viral en las redes sociales, luego de que la usuaria Cathie Russell subiera el clip a Twitter: "Mary Fowler, de 104 años, y encerrada en un hogar de ancianos desde que se cerró en marzo, está al límite de su capacidad. Mary está desesperada por ver a sus bisnietos", escribió.

El impactante video refleja tan sólo un poco de lo que las personas de la tercera edad viven, ya sea encerradas en los asilos o en casa, en donde sus seres queridos no las ven por miedo a que las contagien de covid-19.

dezr