Ante Covid-19, comer dentro de carpas es más seguro que en restaurantes: expertos Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Ante Covid-19, comer dentro de carpas es más seguro que en restaurantes: expertos

“Cuanto más aire circule por la estructura, mejor será”, dice Isaac Weisfuse, experto en salud pública de la Universidad de Cornell.

| ESPECIAL

ESPECIAL.- Expertos en salud aseguran que comer dentro de una casa de campaña es más seguro que comer dentro de un restaurante, aunque advierten que no todas son iguales y no garantizan seguridad.

En muchos comedores han establecido carpas individuales, iglús y otras estructuras al aire libre que permiten a los comensales que cenen juntos evitando estar en el interior, donde el covid-19 se propaga más fácilmente.

Una carpa debe estar bien ventilada, ya que al tener cuatro paredes y un techo podría no tener mejor ventilación que un restaurante al interior, de acuerdo con los expertos.

“Cuanto más aire circule por la estructura, mejor será”, dice Isaac Weisfuse, experto en salud pública de la Universidad de Cornell.

"Los iglús y las tiendas de campaña individuales son una solución creativa, pero no deben compartirse con personas que no viven en su hogar. Si le impide estar en un espacio aéreo común con otras personas, entonces es algo bueno", afirma Craig Hedberg, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota.

Entre cada visita, las carpas deben ser limpiadas y desinfectadas durante al menos 20 minutos, indica Aubree Gordon, profesor asociado de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan. También, sugiere que los meseros deben poder dejar la comida en una bandeja afuera para minimizar el contacto con los comensales.

Las tiendas de campaña están ayudando a muchos restaurantes a superar tiempos de escasez por la pandemia, aunque su costo puede ser más elevado. En Detroit, el restaurante Lumen cobra 30 dólares por persona para reservar una estructura con calefacción y ventanas durante dos horas. Los iglús e invernaderos de Lumen tienen capacidad para seis personas cada uno y en cada evento deben gastar al menos 300 dólares.

"Una vez que se va a una fiesta, la estructura se limpia, se rocía con niebla desinfectante y se ventila durante 30 minutos", dice Gabby Milton, socia gerente del restaurante.

mvls