Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

(+FOTOS) La historia del jardinero de Pablo Escobar y su lucha contra el Estado

William Duque vive en una finca del capo narco hace más de 30 años.

A orillas del embalse El Peñol, en la localidad turística de Guatapé, el fallecido capo de la droga, Pablo Escobar, construyó una enorme mansión de descanso en honor a su hija, La Manuela.

Desde ese momento, el jardinero William Duque vive allí. Sin embargo, después de más de 30 años, el Estado quiere sacarlo para hacer efectiva la extinción de dominio diligenciada en 2005.

Dicen que La Manuela fue la segunda casa favorita del líder del Cartel de Medellín después de la hacienda Nápoles. Fue una mansión señorial construida en un terreno de ocho hectáreas, rodeada de una piscina, un campo de fútbol, un helipuerto, pistas de tenis, establos, un muelle para hidroaviones, entrada especial para motocicletas y árboles importados.

En 1993, Los Pepes -Perseguidos por Pablo Escobar-, conformados por paramilitares y los capos del Cartel de Cali, su máximo enemigo, bombardearon la mansión y detonaron en ella 200 kilos de explosivos. Ocho meses después del suceso, el capo fue asesinado por la Fuerza Pública en el techo de una casa en Medellín cuando intentaba huir.

Todo esto lo vivió en carne propia William Duque, quien fue contratado por la esposa de Escobar, María Victoria Henao, como jardinero de la mansión. Tiempo después pasó a ser vigilante, y tras la muerte del capo la viuda le encargó cuidarla. En las aproximaciones a la finca montó un restaurante bar en el que ofrece a los clientes un juego de paintball entre las ruinas de La Manuela.

Con ese negocio Duque ha podido sostener a su familia y darle educación a sus dos hijos de 25 y 27 años, que nacieron en ella y la conocen como su único hogar. Pero hoy vive un drama porque el Estado quiere sacarlo para recuperar el inmueble que tiene sentencia de extinción de dominio desde 2005, y entregarlo a la administración municipal de El Peñol; detalló El Tiempo.

El caso hace parte de un operativo que implementó la Sociedad de Activos Especiales (SAE) para recuperar inmuebles con "ocupación irregulares" en el departamento de Antioquia, que ascienden a los 1.334 bienes.