Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

(+FOTOS) Hombre sembró 200 millones de arboles en el desierto

Por esta acción en el ambiente Tony Rinaudo se ha ganado el Premio Nobel Alternativo 2018.

Foto / Silas Koch

El australiano de profesión agrónomo es conocido como el "fabricantes de bosques", ya que durante varias décadas ha descubierto y puesto en práctica una solución a la extrema deforestación y desertificación de la región del Sahel en Níger.

Níger es uno de los países más pobres del mundo donde viven cuatro millones y medio de campesinos africanos.

Tony Rinaudo es Asesor Principal para la Gestión de los Recursos Naturales en World Vision Australia, en conjunto de agricultores de la localidad logró la técnica de nutrir la regeneración de árboles y arbustos locales a partir de tocones, raíces y semillas existentes. A través de un trabajo sistemático de regeneración y manejo, los agricultores refuerzan el crecimiento de los árboles y los conectan con sus sistemas agrícolas, con beneficios mutuos.

Este método natural de regeneración es administrado por los agricultores donde se han restaurado 50,000 km2 de tierra con más de 200 millones de árboles sólo en Níger.

Donde tiene como potencia restaurar las tierras secas actualmente degradada con un área del tamaño combinado de la India.

"Recibir el Premio Right Livelihood es un gran honor y me siento halagado. Este método de reforestación es simple, económico, rápido y ha tenido un impacto muy significativo en la vida de millones de personas. Sin embargo, a nivel mundial es poco conocido por los gobiernos nacionales, los donantes o las comunidades que más lo necesitan. Espero que la atención que atrae este premio se deposite en los métodos de regeneración natural gestionados por los agricultores y que se traduzca en mayor difusión y aceptación de estas técnicas a nivel mundial”, dijo el australiano, en el medio SBS.

Para finalizar recalcó que el Sahel no siempre fue tan árido. Gracias a guerras civiles, sequías y hambrunas del último siglo, los agricultores se han visto obligados a talar árboles a gran escala. En solo cuarenta años, la región quedó, literalmente, pelada.

“(...) por demostrar a gran escala cómo se pueden ecologizar las tierras áridas a un costo mínimo, mejorando los medios de vida de millones de personas.” indicó en su biografía.