Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Hugh Hefner, ícono de la Play Boy, muere a los 91 años

La revista fue todo un referente del siglo XX y lanzó a Hefner a la cima.

El reconocido, polémico y todo un magnate del erotismo, creador de la revista Play Boy, Hugh Hefner, falleció ayer, por causas naturales, según dio a conocer la compañía Playboy Enterprises, mediante un comunicado .

Hefner nació en Chicago en 1926 y para 1953 se convirtió en todo un ícono, cuando fundó la famosa revista, en la que posaban mujeres desnudas.

El magnate y uno de los más exitosos empresarios estadounidenses, se crió en una familia metodista de arraigadas creencias religiosas. Trabajó en el ejercito y se graduó en psicología, para luego tener su primer roce con una revista para hombres, al desempeñarse como redactor creativo en Esquire.

En 1953, año que marcaría su vida para siempre, decidió solicitar un préstamo de $8 mil para ver nacer la primera edición de Playboy. Su madre le aportó también $1000. Años después, Hefner mencionó que ella lo hizo "no porque creyera en el proyecto, sino porque creía en su hijo".

Tras conocerse la noticia de la muerte de Hugh Hefner, el sitio de la Play Boy, abrió así su portada.

Pese a que Hefner iba a lanzar su proyecto, temía que la revista no tuviera éxito, no obstante, la foto en la que Marilyn Monroe aparecía desnuda en la portada y por la cual le pagó la suma de $200, le generó millones de compradores, llevándolo a la cima. En sus años de gloria, se llegaron a vender hasta siete millones de ejemplares mensuales, sirviendole a su fundador como un trampolín para que hiciera crecer su negocio y de esta manera también se convirtiera en dueño de clubes nocturnos y hasta casinos.

Pese a su fama, la polémica nunca dejó de acompañarlo, pues los sectores más conservadores se escandalizaban por las fotografías y las feministas argumentaban que se denigraba a la mujer.

Aunque muchos lo criticaron, para otros se convirtió en un pionero, construyendo las fantasías de muchos hombres, con la diferencia que él sí plasmo en realidad ese sueño.