Flor Silvestre: Una leyenda de la época de oro del cine mexicano Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Flor Silvestre: Una leyenda de la época de oro del cine mexicano

La legendaria actriz, viuda de Antonio Aguilar y madre de Pepe Aguilar, murió a los 90 años de edad y por ello recordamos parte de su trayectoria.

Flor Silvestre murió a los 90 años de edad. | Agencia México

ESPECIAL.- Hoy se dio a conocer el lamentable fallecimiento de la actriz y cantante Flor Silvestre a los 90 años de edad.

Por ello, hoy recordamos parte del legado tanto en cine y en la musica que nos dejó la esposa de don Antonio Aguilar.

Guillermina Jiménez Chabolla, mejor conocida como Flor Silvestre, fue una cantante y actriz mexicana con más de setenta años de carrera en la música, el cine, la radio, la televisión y el teatro. Y pertenece a la llamada "Época de Oro del Cine Mexicano", siendo una de las más grandes de esa época.

Famosa por su melodiosa voz que transmitía los sentimientos de la cantante teniendo poderosos graves acercandose a la voz de una contralto y particular estilo interpretativo, de ahí los apodos de "La Sentimental" y "La Voz Que Acaricia", Flor Silvestre es una de las intérpretes femeninas más emblemáticas de la música mexicana, dentro de los géneros de la ranchera, el bolero, el bolero ranchero y el huapango, con más de 300 grabaciones

Entre sus notables éxitos se encuentran "Imposible Olvidarte", "Que Dios te perdone (Dolor de ausencia)", "Pobre Corazón", "Viejo Nopal", "Guadalajara", "Adoro a mi Tierra", "Cielo Rojo", "Gracias", "Mi destino fue quererte", "Celosa", "La Basurita" y "El Conquistador", junto a su gran amor Antonio Aguilar, entre muchas más.

Su trabajo en el cine

Flor Silvestre destacó en el cine mexicano como figura estelar de la época de oro. Hizo su debut como actriz en la película Primero Soy Mexicano (1950), dirigida y coprotagonizada por Joaquín Pardavé.​

Actuó al lado de grandes comediantes como Cantinflas, en El bolero de Raquel (1957); Tin Tan, en ¡Paso a la juventud! (1958) y Escuela de verano (1959); Resortes, en El gran pillo (1960); y Viruta y Capulina, en Dos locos en escena (1960).

Además, protagonizó comedias en las que los personajes principales son mujeres: Las hermanas Karambazo (1960), Poker de reinas (1960), Las tres coquetonas (1960) y Tres muchachas de Jalisco (1964).

En 2013, la Asociación de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME) la galardonó con la Diosa de Plata Especial por Trayectoria.

alt