Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Se cumple una década de la 'Mano de Dios' de Henry

Hace 10 años, Francia clasificó a Sudáfrica 2010 con un gol polémico que a la fecha es recordado.

Se cumplen 10 años de aquel gol polémico en el que participó Thierry Henry con la Selección Francesa en frente de Irlanda, el cual los llevó a clasificarse al Mundial de Sudáfrica 2010.

Después de ser subcampeones en el mundial de Alemania 2006, el equipo dirigido por Raymond Domenech se midió en el repechaje ante Irlanda para buscar la clasificación. En tiempo de compensación, el delantero francés anotó el tanto que puso a Francia en la copa del mundo. Aquella competición donde quedarían eliminados en grupos y que enfrentarían a México en la segunda jornada.

Francia no atravesaba un buen momento futbolístico, pero con una jugada imprudente de su delantero estrella y de un gol bastante polémico terminaron eliminando a la selección comandada por Robbie Keane.

El juego de ida terminó con ventaja para los franceses, pues con un gol por parte de Anelka en Dublín, el partido parecía tomar destino. Sin embargo, el tiempo transcurrió y dejó todo para la vuelta en Francia.

En el segundo partido, Robbie Keane marcó el 1-0 al minuto 33 y, a partir de esto, el conjunto francés comenzó a atacar de manera constante, aunque sin lograr generar una verdadera ocasión que les diera la confianza suficiente.

Fue hasta el minuto 103 cuando los bicampeones del mundo consiguieron el empate y el 2-1 global. Un balón bajado con la mano de Henry para después asistir a William Gallas y lograr clasificarse al mundial de Sudáfrica. Una jugada que quedó para la historia en el ámbito de la polémica futbolística.

En aquel repechaje, André-Pierre Gignac tuvo minutos en ambos encuentros, pues atravesaba un gran momento con el Toulouse. Además, desde la banca, esperaba Karim Benzema su oportunidad.

10 años después, el gol sigue sonando en todo el mundo del fútbol. Actualmente,el VAR hubiera intervenido de manera inmediata y el partido hubiera continuado empatado en la prórroga en Francia. La mano de Thierry era obvia, pero la tensión del juego terminó por finiquitar el pase que aún se debate.